lunes, 1 de marzo de 2010

Retrato de la (Perfecta) Ninfómana



“Sepa Ud que la ninfomanía es una excitación morbosa irresistible de los órganos genitales; inclinación al amor físico hasta el delirio, expresada por palabras obsecenas, miradas apasionadas y gestos provocativos, que suelen contrastar muchas veces con la conducta ulterior de las enfermas y a la cual se agrega siempre un desorden mayor o menor de la inteligencia. La Iglesia llamó a estas pacientes endemoniadas y las quiso curar con exorcismos. A eso está expuesta esa joven, a la ninfomanía, porque esta enfermedad aparece en aquellas personas en que existe una predisposición orgánica (…).

A una musculatura muy pronunciada y poco provista de tejido celular se agregan abundancia y color subido del sistema piloso; cabellos y cejas muy espesos y negros, ojos grandes y vivos, del mismo color; fisonomía expresiva y móvil; labios gruesos y de un rojo vivo; dientes blancos y muy pronunciados los atributos sexuales, a saber: buena conformación de las mamas, que son consistentes y de un volumen notable; caderas bien marcadas y contorneadas; pelvis ancha y con prominecias redondeadas; miembros abdominales de igual forma; pero… ¿para qué seguir? Pasemos a los síntomas. La enfermedad no se hace evidente por ningún carácter exterior; pues aunque las enfermas empiezan a tener deseos venéreos exagerados, son todavía bastante dueñas de sí mismas para no dejar traslucir los pensamientos obscenos de que se hallan poseídas. Por el contrario, avergonzadas de experimentar semejantes sensaciones, hacen los mayores esfuerzos para sujetarlos; y aunque el pudor y la razón destruyen a veces por un instante las imágenes voluptuosas que las persiguen, no tardan en hallarse otra vez poseídas de los mismos desvaríos eróticos y entonces son presas de un calor intenso, espasmo, tensión con prurito en los órganos genitales y en las mamas, dolores sordos en los lomos; la enferma no puede estar sentada, porque el calor irrita demasiado los órganos; se ve obligada a andar lentamente, separando las piernas para evitar el más pequeño roce; al mismo tiempo se dejan sentir los deseos más violentos; la imaginación se exalta; los ojos y el rostro se animan; pero en algunos momentos este ardor se ve reemplazado con el abatimento y la tristeza, y el semblante unas veces se sonroja y otras palidece.

La razón, el deber y el pudor luchan con energía contra el desorden de los sentidos; y si las mujeres llegan a disimular casi siempre a todos el fuego que las consume, no pueden, sin embargo, resistir por completo a sus deseos, y buscan en el vicio de nombre bíblico, en el onanismo, un alivio insuficiente y pasajero. Si pueden satisfacer sus necesidades, la enfermedad queda limitada a estos primeros síntomas. Mas si, por el contrario, la causa que preside al desarrollo de la afección continúa obrando con intensidad, la mujer no es dueña de sí misma; se entrega sin resistencia a sus inclinaciones, pues ya no siente esa turbación interior que la causaba al principio la sola idea de sus torpes deseos. Entonces ya no trata de ocultar sus sentimientos; se vale de mil artificios para hacer que la conversación recaiga sobre los placeres de Venus, y si no se refiere a objetos lascivos, la enoja. Parécele la cosa más natural y lícita entregarse a estos goces: así que su porte, sus palabras, sus gestos expresan públicamente las ideas que la asedian; la vista de un hombre exalta los deseos y determina un espasmo voluptuoso en los órganos genitales. La enferma, menospreciando los hábitos más inveterados de la honestidad, los sentimientos religiosos más puros, se entrega al primero que llega, y aun solicita los halagos de otras mujeres; y abandonando a sus padres, a sus hermanos, a su familia, va a buscar muchas veces en la prostitución un remedio y en ella encuentra casi siempre la muerte”...

López Bago

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada