martes, 19 de octubre de 2010

Cuando los ojos se hacen labios



Sguardi e baci

Qualhor labra soavi
E vi miro, e vi bacio,
L’un l‘altro senso invid’a: ond’à tutt’hore
Questo, e quel si confonde,
E spesso il bacio al guardo, il guardo al bacio
Le dolcezze profonde
Qual geloso rival, fura, & asconde.
Se miro, allhor bram’io
Baciar; se bacio, allhor mirar desio.
Pot’esser per miracolo d’Amore
O il guardo ò il bacio scocchi,
E mirarvi la bocca, e baciar gli occhi.

Giambattista Marino




Si mis párpados, Lisi, labios fueran,
besos fueran los rayos visuales
de mis ojos, que al sol miran caudales
águilas, y besaran más que vieran.
Tus bellezas, hidrópicos, bebieran,
y cristales, sedientos de cristales;
de luces y de incendios celestiales,
alimentando su morir, vivieran.
De invisible comercio mantenidos,
y desnudos de cuerpo, los favores
gozaran mis potencias y sentidos;
mudos se requebraran los ardores;
pudieran, apartados, verse unidos,
y en público, secretos, los amores.

Francisco de Quevedo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada